dilluns, 23 de desembre de 2013

Métodos para aprender a leer

Aprender a leer es una de las tareas más importantes para los niños. La lectura les abre la puerta al mundo. Los libros desarrollan su imaginación y su fantasía. Aprenden y disfrutan leyendo cuentos, historias, fábulas, periódicos, cartas, etc. Pero no es una tarea fácil si nos empeñamos en que consiga leer y no está preparado. Hay que tener en cuenta su desarrollo, sus intereses y sus juegos. Cada niño es diferente. Por norma general las niñas suelen mostrar interés por la lectura antes que los niños, pero no siempre es así, también influye mucho el contexto y el ambiente en que se rodean. Jordi tiene 3 años, los cumplió en octubre, como tiene hermanas mayores que leen, siempre ha mostrado interés por los libros. Existen 4 métodos para aprender a leer. Lo ideal es combinarlos. El más tradicional es el método fonético silábico, también llamado método alfabético. Es el que nos enseñaron a  nosotros. A partir del abecedario conocemos los sonidos de las letras y los combinamos con vocales formando sílabas y palabras. Es un método muy criticado ya que es un aprendizaje mecánico y no fomenta el pensar ni la comprensión lectora.
El método analítico es un buen complemento para el método alfabético. Los niños memorizan palabras, frases y párrafos. Jordi funciona mejor con el método analítico, memoriza las palabras y les encuentra un sentido. En cambio no le ve el sentido al método alfabético, se aburre con más facilidad.
El método global sitúa al niño en el contexto del texto y trata de reconocer las palabras para comprender las frases. Es ideal como lectura regazo, donde la madre explica el cuento y el niño trata de buscar las palabras que reconoce. Parte de la comprensión del texto, por eso es el método más defendido por los psicopedagogos.
Además encontramos el método coquito. Son aquellos libros que combinan dibujos con palabras, de esta manera el niño asocia las imágenes con las palabras escritas y comprende el texto.
En casa utilizamos los cuatro métodos. Partimos del juego y de un ambiente relajado. El niño aprende porque le interesa, le gusta jugar con la madre, con las hermanas, entre juegos, cuentos y abrazos. En pequeños intervalos diarios sin prisas y sin pausas aprende a leer.

 
Método Analítico

Método alfabético o silábico

Método Coquito