diumenge, 29 de desembre de 2013

Pre escritura

Para trabajar la motricidad fina existen numerosos cuadernos de ejercicios donde los niños tienen que reseguir líneas y formas geométricas. Cuando son pequeños escriben sus primeros garabatos controlados con dificultad, experimentan con los instrumentos y los soportes. Les funciona mejor el bolígrafo que el lápiz. La pauta Montessori es una gran ayuda para escribir letras y mejorar la caligrafía aunque el dibujo es la mejor estrategia para controlar el trazo, la direccionalidad y la intensidad. A través de las diferentes técnicas secas y húmedas, con lápices de colores, rotuladores, ceras y también con el uso del pincel podemos usar acrílicos, acuarelas, tintas y témperas, los niños adquieren destreza y precisión en la motricidad fina.