dissabte, 25 de gener de 2014

Una biblioteca en casa

Para animar la lectura es interesante tener muchos libros en casa. Los niños se incentivan a la lectura cuando ven sus padres leer. Los libros tienen que estar a su alcance, que puedan ordenarlos, clasificarlos y cuidar de ellos. Judit y Sara tienen la lectura consolidada, les encanta leer Roald Dahl, María Gripe, Michael Ende, Montserrat del Amo y también escritores más actuales como Tea Stilton y Barbara Park. Jordi todavía está en los inicios del aprendizaje lector. Con él nos sentamos a leer juntos sus cuentos preferidos donde los protagonistas son animales que cocinan pasteles, siempre hay alguno más listo como la hormiga traviesa que se come el pastel de sus compañeros. No se fija en las letras, le encantan las ilustraciones y observar los pequeños detalles en los dibujos. La lectura tiene que ser lúdica, nunca por obligación, de esta manera los niños pasan un rato agradable y aprenden a leer para poder profundizar más en los relatos fantásticos de sus cuentos favoritos.