dissabte, 26 d’abril de 2014

El lenguaje más completo

La música es uno de los lenguajes que más nos apasiona. Sara y Judit aprenden a leer partituras y a tocar juntas, escuchándose una a la otra. El lenguaje musical no es fácil, sobre todo cuando hay que leer dos pentagramas a la vez, en el piano por ejemplo, la mano derecha es en clave de sol y la mano izquierda es en clave de fa. Además, los ritmos de las dos manos son diferentes, y para terminar de complicar la situación hay que intepretar la partitura, es decir, darle vida a la música para que no suene como una máquina monótona y aburrida, controlar las dinámicas, el piano, el forte, la respiración, el ritmo, son tantos los parámetros que hay que tener en cuenta que los neurocientíficos afirman que la música activa los dos hemisferios cerebrales.