dijous, 1 d’octubre de 2015

¿Y por qué Homeschooling?

¿Qué metodologías usáis en la educación de vuestros hijos? ¿Por qué escogisteis este camino? ¿Qué piensan vuestros hijos? ¿Y  la socialización con otros niños? ¿Tenéis pensado escolarizar cuando los hijos sean mayores?
Son preguntas que surgen en el día a día cuando charlamos con la gente del barrio, con estudiantes que se interesan o familias que se plantean la opción del Homeschooling y tienen muchas dudas.
Cada familia se organiza a su manera. Nosotros destinamos cinco horas diarias a la educación académica, tres por la mañana y dos por la tarde. Obviamente cada niño a su ritmo, los más pequeños juegan, hacen puzles, leen, dibujan, se entretienen observando a sus hermanas mayores e intentando imitar lo que hacen, etc.  Sara y Judit son más autónomas, tienen su programa, siguen el currículum oficial y trabajan un día cada asignatura. Por las tardes trabajamos por proyectos, aunque si tenemos algo pendiente de la mañana lo terminamos, y vice-versa, alguna mañana hemos invertido tiempo en proyectos, así que no es algo estático, sino que el trabajo surge del día a día y la programación es solo una guía para organizarnos.  Hay días que hacemos salidas de campo, entrevistas, excursiones, vamos a la biblioteca, aprovechamos para hacer recados, cada día es distinto.
¿Por qué escogimos el Homeschooling? Es una decisión muy meditada, no se llega de buenas a primeras, surge de una alta responsabilidad con la educación de los hijos, buscas una buena escuela, no encuentras ninguna que te agrade, o si la encuentras está lejos y vale mucho dinero, al final decides crear tu mismo el sistema educativo que mejor se adapta a las circunstancias familiares. Conoces que hay otras familias que lo practican, que incluso hay diferentes asociaciones y cuando ves que es algo normal en otros países te decides a dar el paso, aunque suponga renunciar a tu vida laboral, en realidad es una entrega total de los padres para con los hijos.
¿Qué piensan vuestros hijos? Los niños están encantados, claro. A su manera son libres. Ellos son los auténticos protagonistas, así que la decisión la toman ellos. Cada inicio de curso les preguntamos si quieren ir a la escuela o prefieren continuar por libre.
¿Y la socialización con otros niños? La familia es el primer agente socializador y el más importante. Es en familia donde se aprende a vivir y convivir en sociedad.  Los niños socializan con sus amigos, en las actividades extraescolares, cuando hacemos trabajo de campo, cuando vamos a comprar, etc. De hecho la socialización en la escuela no es la panacea, cada vez hay más aulas de mediación y negociación para solucionar conflictos escolares, como el bullying o trastornos de conducta y los  niños disponen de poco tiempo para jugar a su aire y poder relacionarse en una situación que no sea de aprendizaje dirigido o de silencio durante las clases.
¿Tenéis pensado escolarizar cuando vuestros hijos sean mayores?  Probablemente sí, porque sino nos tocará profundizar muchísimo más en asignaturas que tenemos un tanto oxidadas, como contenidos de Química y Física, aunque con un poco de esfuerzo y orientación de los expertos, todo se puede volver a aprender. Lo único que hace falta para hacer Homeschooling es tener muchas ganas de seguir aprendiendo, paciencia para con los hijos y priorizar gastos para poder vivir de un sueldo o dos medios sueldos.