dimecres, 30 de juliol de 2014

Entrevista oficio de Dentista

Ingrid y su marido regentan un centro dental en el barrio. De bien pequeña Ingrid tenía clara su vocación, quería ser médico, farmacéutico o dentista. Sus tíos, dentistas de profesión, la invitaron para que conociera el oficio y tanto le gustó que decidió dedicarse a la odontología. Después de estudiar cinco años en la universidad y especializarse en ortodoncia, Ingrid y su pareja tomaron las riendas de la clínica dental. Judit y Sara le han preguntado muchas cosas, porque son tan caros los tratamientos dentales, si es verdad que comer chucherías estropea los dientes, porque la gente tiene miedo de ir al dentista, cuál es el secreto para ser un buen dentista, etc. Comer se puede comer de todo, incluso chucherías de vez en cuando, siempre y cuando se laven los dientes a conciencia después de cada comida. El secreto de Ingrid es tratar a los pacientes como si fuera ella misma, o como si fueran sus propios hijos, tratar de hacer las cosas lo mejor que sabe. Desde luego es la clave del éxito.