dimarts, 26 de maig de 2015

Ajos y cebollas

Después del largo invierno y parte de la primavera recogemos los ajos. Es curioso como de un solo diente nace toda una cabeza de ajos, la reproducción de las plantas no deja de sorprendernos.  Las hojas de los ajos a medida que van madurando se van secando, es símbolo de que ya están listos para cosecharlos. Para poder secarlos bien y guardarlos durante todo el año los trenzamos. Así colgados se conservan y a la vez son decorativos. Es bueno tener siempre los ajos a mano para condimentar los platos.