dissabte, 2 de maig de 2015

Proyecto Construcción y Bricolaje

Terminamos de encofrar la azotea. Colocamos la vara de acero que nos permitirá bajar del tejado. Calculamos el área y lo multiplicamos por la altura y averiguamos el volumen que cabe de hormigón. En total un metro y medio cúbico. Valoramos diferentes presupuestos. Hacer el hormigón a mano resulta más caro y más costoso que comprar una cuba de hormigón. Falta solucionar otro problema, ¿cómo subiremos un metro y medio cúbico de hormigón dos metros de altura?  El único motor que tenemos son nuestra propias manos y unos cuantos cubos. Pedimos ayuda a unos vecinos y montamos una gran cadena. Unos llenan los cubos, los pasan a otros y otros a otros hasta llegar arriba al tejado, vacían los cubos y los tiran al suelo. Los niños son los encargados de recogerlos y volver a traerlos a la cadena. En menos de una hora terminamos todo el tejado. El señor de la cuba, acostumbrado a ver de todo, no daba crédito, lo cierto es que el sistema ideado entre todos funcionó, es el trabajo cooperativo. Ahora queda esperar unas tres semanas para poder desmontar todas las vigas que soportan el peso del hormigón y ya podremos subir al tejado.