divendres, 7 de març de 2014

Prácticas de mecánica

Jordi disfruta con los cacharros rotos, intenta arreglarlos con el destornillador, la llave inglesa y todo lo que puede conseguir de la caja de herramientas de su padre bajo nuestra inspección. Hay muchos juguetes para los niños de mecánica, pero en realidad lo que quieren los niños son herramientas de verdad que puedan aportarles conocimiento y descubrir sus mecanismos internos. Hay que controlar y supervisar en todo momento, pues más de una vez, experimentando, nos ha desmontado alguna que otra cosa. En las ferreterías acostumbran a acumular cacharros y artilugios inservibles que vienen muy bien para las prácticas a coste cero. No siempre destroza, a veces, consigue sus objetivos, como ayer, que aprovechó un timbre viejo para instalarlo en su bicicleta nueva.