dilluns, 13 d’octubre de 2014

Proyecto construcción y bricolaje

Cuatro capazos de tierra y un capazo de Portland utilizamos para hacer mortero. La mezcla, con agua, debe quedar pastosa, sin exceso de agua pero blanda. Con la ayuda de la gaveta  transportamos el mortero en la obra. Sara, Judit y Jordi han aprendido a enllardar, untar ladrillos con la paleta, no es un proceso fácil, pues hay que poseer cierta práctica para que el mortero no se caiga por todas partes y los ladrillos pesan bastante para que los niños puedan maniobrarlos con agilidad. Lo más importante son las midas, las guías colocadas a plomo, bien rectas que nos servirán para subir las paredes perfectamente rectas. Es todo un trabajo de precisión.