divendres, 3 d’octubre de 2014

¿Se esfuerzan los niños homeschoolers?

Con un juicio precipitado podemos imaginar que los niños homeschoolers no se esfuerzan en sus tareas y actividades diarias ya  que surgen de sus propios intereses y del juego, a simple vista parece que todo es coser y cantar. Sin embargo el esfuerzo está presente en todos y cada uno de los proyectos. Detrás de un logro siempre hay la fuerza de voluntad que nos ha ayudado a terminar el proyecto con éxito.
Cierto es que cuán más motivado está el niño para sus proyectos, cuánto más ama lo que hace, menor es la sensación de esfuerzo, porque el trabajo se convierte en un juego, pero el esfuerzo y la voluntad existe incluso en mayor medida que si no estuviera motivado y fuera un trabajo forzado. El equilibrio entre la sensación de esfuerzo y la motivación o amor por la actividad, es la clave del éxito de todas las profesiones, en otras palabras, sarna con gusto no pica.