dijous, 20 de novembre de 2014

Educación personalizada y homeschooling

La educación personalizada parte del supuesto que somos personas, personas humanas, algo obvio y quizás algunos pensaran, menuda redundancia, personas solo pueden ser humanas. Bueno, pues depende. Hay algunos autores que contemplan a los ángeles y a Dios como personas y de ahí que necesiten calificar a las personas como personas humanas.
Más allá de las discusiones filosóficas y teológicas, cierto es que el personalismo se sitúa entre medio del individualismo y del colectivismo, considera a la persona por encima de las necesidades materiales, pero también lo considera un sujeto relacional y comunicativo.
Pero, ¿qué significa ser persona?
Aunque la primera definición de persona será la que hace el filósofo Boecio (480-524) con la famosa frase  sustancia individual de naturaleza racional”, ya san Agustin (354-431) un siglo antes habla del ser humano como el único ser capaz de pensarse, de implicarse en su propia reflexión, de cuestionarse ¿quién soy yo? 
Santo Tomás de Aquino  en  el siglo XIII define al ser humano como un ser unitario, individual y relacional, está definición será el plantel de los antecedentes de los principios fundantes de la persona: identidad, apertura y unidad que recogerá el padre Pierre Faure siglos después y que seguirá y ampliará Víctor García Hoz, considerado en España el padre de la educación personalizada.

¿Qué significa educación personalizada?
El personalismo por un lado es contrario al colectivismo donde el individuo es considerado una masa, y por otro es contrario al individualismo que nos hace incapaces de comunicarnos. La educación personalizada tiene en cuenta al alumno como tal, ser particular dentro de una colectividad, un grupo o una clase. Educar proviene del verbo latino educare que significa criar, alimentar, pero a la vez este verbo procede de otro más antiguo educere que significa extraer, llevar hacia fuera. Y es este sentido etimológico el que considero más acorde con el acto de educar.  Se traslada en el acto educativo en que cada maestro debe descubrir a cada niño, ayudarle a sacar hacia fuera sus talentos, fomentar sus capacidades, para que pueda conocerse, ser él mismo, perfeccionarse para que pueda autogobernarse, ser libre, consciente de su vida y de la convivencia con los demás. La educación es pues según palabras de García Hoz, el perfeccionamiento intencional de la persona humana mediante la propia actividad consciente y libre. Un perfeccionamiento de la persona humana mediante la adquisición de conocimientos, el desarrollo de aptitudes y la promoción de valores morales y éticos, a través del respeto, de la solidaridad y de la convivencia con los demás en el ámbito de la familia, de las amistades y de la vida social.
Esta definición es integral de la educación ya que tiene en cuenta la dimensión volitiva, intelectiva, afectiva y corporal del ser humano.

 Antecedentes de la educación personalizada
La educación personalizad no es algo nuevo, ya a finales del siglo XIX aparece la escuela nueva o escuela activa como consecuencia de las innovaciones e investigaciones pedagógicas que se llevaron a cabo para mejorar los aprendizajes de los niños. María Montessori es un claro ejemplo de ello con su pedagogía por descubrimiento o John Dewey quien consideraba que el aprendizaje se basaba en la experiencia, para Dewey el aprendizaje consistía en resolver problemas, aprender haciendo o el matrimonio Celestine y Elise Freinet claros precursores del trabajo cooperativo, también William Kilpatrick influenciado por Dewey creó a principios del siglo XX en EEUU la primera escuela “learning by doing”, se centra en una pedagogía por proyectos donde los alumnos elegían libremente un problema que les interesaba. También son referentes a la educación personalizada la enseñanza individualizada como el sistema Winetka o el Plan Dalton, programas o contratos de trabajo entre el profesor y el alumno a través de libros y materiales auto correctivos que respetaban los diferentes ritmos de aprendizaje de los alumnos.
Todos estos autores, maestros y pedagogos con sus diferencias y su complementariedad coinciden en el trabajo personal seguido por los intereses de los niños, por metodologías activas de descubrimiento y experimentación práctica y la apertura social, la puesta en común con los diferentes compañeros, para compartir conocimiento, debatir, argumentar, retroalimentarse y evaluarse.
 
¿Es el homeschooling una educación personalizada?
Teniendo en cuenta todo lo expuesto hasta ahora el homeschooling es una educación personalizada pues contempla al niño desde su singularidad, su identidad, ya que son los padres los primeros y los principales educadores de sus hijos, quienes mejor les conocen, quien les educan en el sentido de educare alimentar, criar, y les educan en el sentido de educere, ayudándoles en su camino de adquisición de conocimientos, perfeccionamiento de sus habilidades, aptitudes y perfeccionamiento de valores morales y éticos.
Los padres se convierten en mediadores de experiencias, en facilitadores de materiales, recursos, libros, en acompañantes del proceso de aprendizaje de sus hijos siguiendo sus intereses, fomentando un aprendizaje por descubrimiento, en proyectos o en programas diseñados por los niños, en contacto directo con el mundo real, natural, social y cultural a través de exposiciones, visitas guiadas con expertos, salidas de campo, participación en eventos, en una apertura al mundo de manera personal y grupal con las distintas familias homeschoolers, amigos, vecinos y familia extensa.
Es una educación integral que permite al niño conocerse y proyectarse para vivir su propia vida junto con los demás, conviviendo en solidaridad y de manera trascendental.
Referencias:
Cembrano, D. (2010). Una educación personalizante, un proyecto pedagógico para el siglo XXI. Obtenido de http://mailing.uahurtado.cl/cuaderno_educacion_22/Educacion_personalizada_arch_adj.pdf
Dewey, J. (2004). Experiencia y Educación. Madrid: Biblioteca Nueva.
Freinet, C. (1966). Consejos a los maestros jóvenes. Madrid: Biblioteca Moderna.
Hoz, G. (1993). Introducción general a una pedagogía de la persona. Madrid: Rialp
Montessori, M. (1911). Ideas generales sobre el método. Manual Práctico. Madrid: CEPE.